/

4 de feb. de 2020
Nueva Vida 1206

Relacionado a: Nueva Vida
Cada judío tiene una inquietud interna y odio por sí mismo porque está formado de dos fuerzas opuestas. Somos desgarrados en dos, entre el deseo de recibir y el inicio del deseo de otorgar. El propósito de nuestro desarrollo es investigar la naturaleza, de la que se derivan las dos fuerzas y, adherirnos a su origen. El judío puede sentirse completo sólo dentro de sí mismo, cuando entiende que su meta es lograr el amor a otros. Los judíos siempre han sentido la necesidad de arreglar el mundo con revoluciones y empujan a la humanidad hacia la evolución. La sabiduría de la Cabalá es el método para equilibrar las dos fuerzas. Cuando le demos ejemplo de equilibrio al mundo y le enseñemos cómo lograr una conexión amorosa, el antisemitismo se detendrá.

Descargar archivos

Video del Programa [360p]MP4
Video del Programa [720p]MP4
audio del ProgramaMP3