/

5 de feb. de 2013
Nueva Vida 136 - La revolución de Internet y la conexión humana

La revolución de Internet es maravillosa porque ha acelerado enormemente el desarrollo de la humanidad hacia un mundo nuevo e integral. Internet rompió fronteras, aumentó la libertad de expresión y evita que los dictadores hagan lo que quieran en su país. Nos acerca a ser un estado unido, abierto, accesible y cosmopolita con bancos, corporaciones y medios de comunicación internacionales. También, hay mucha suciedad, mentira, hipocresía, censura, pornografía y ventas en internet. Nuestros niños buscan donde les place sin supervisión. Internet le permite a la gente estar más aislada y al mismo tiempo, vagar por todo el mundo desde su lugar privado. Intensifica la capacidad de la mentira para existir y ahí, el mal de la humanidad se extiende abiertamente. Esto también es bueno, en cierto modo, ya que lleva a la humanidad al reconocimiento del mal. Es mejor que ocurra virtualmente en lugar de en las calles o con guerras. Sin embargo, internet no puede reemplazar la conexión humana verdadera e interna ni sanar el corazón ni la mente. Solíamos reunirnos en cafés para conversar, aprender en la escuela con otros, hacer picnics familiares y abrazarnos. Hoy nos encontramos en Skype, estudiamos en línea, comemos pizza frente a la computadora y enviamos emojis para expresarnos. La reclusión y la soledad conducirán a brotes y a enfermedades, porque la gente necesitará una verdadera red educativa de conexión con el mundo, sin herramientas ni módems ni cables ni mentiras. Queremos sentir más. El internet de hoy es un trampolín evolutivo para la conexión infinita de mañana, entre los corazones humanos, de todos a todos.