/

31 de ene. de 2013
Nueva Vida 135 - Construyendo la integración en Medio Oriente

Relacionado a: Nueva Vida
La base de todas las religiones es la conexión y el amor, pero el ego nos transforma en hombres salvajes. Todos los datos necesarios para construir un Jardín del Edén se pueden encontrar en Medio Oriente, pero hoy en día es el epicentro del mal y la inestabilidad. El Medio Oriente es el centro de la civilización porque es el lugar de encuentro entre religiones, culturas, tipos de gobierno y visiones del mundo. Dos tendencias opuestas se están revelando en el plan evolutivo de la naturaleza: la tendencia hacia la conexión humana en contraste con la naturaleza destructiva de las personas. Para sobrevivir, debemos alcanzar un consenso al encontrar un punto de equilibrio entre estas tendencias que se unen. Solo el equilibrio entre las dos fuerzas del bien y el mal será eterno. El método para equilibrar estas fuerzas siempre es correcto porque incluso la fuerza negativa proviene de la naturaleza. Está prohibido eliminar el mal, porque en verdad no existe el bien y el mal, sino solo dos fuerzas que se desarrollan a través de su equilibrio mutuo. Todo depende de construir un plan educativo que se adapte a cada flujo y cultura. Un gobierno basado en acuerdos forzados y el poder ya no se mantendrá La cooperación entre las naciones se desarrollará naturalmente a través de la creciente conexión a medida que se realiza el plan de la naturaleza.