/

7 de feb. de 2013
Nueva Vida 137 - Redes sociales y evolución de la vida humana

La evolución de la vida humana está en la conexión entre partes cada vez más opuestas. Tenemos el deseo egoísta de estar solos, pero después llegamos a entender que en aislamiento no hay nada por qué vivir. Creamos redes sociales porque desarrollan nuestros sentidos para absorber el mundo y la vida misma. Una red social es como un juego, una aventura en la cual buscamos la dimensión espiritual, la energía interna, el alma. Desde principios del siglo 20, despertó una gran necesidad de conexión y se desarrollada a través de la radio, la televisión y finalmente, el internet. Es imposible restringir este deseo innato de conexión. En su lugar, necesitamos ser educados en acuerdo a lo que contribuye a la tendencia de la naturaleza hacia conectar a todos como uno. La naturaleza es una red sin cables ni adaptadores ni ondas. Dentro de ella, comenzamos a sentir una nueva vida, más allá de tiempo, movimiento y lugar. Una plataforma se eleva de la Tierra hacia una nueva dimensión. Construimos una especie de burbuja, que es como una embarcación que vuela entre las galaxias. Compartir es la vida en si. Al establecer unidad en un pequeño círculo de personas dentro de la red, se eleva todo el sistema a nuevas alturas basado en la comunicación abierta, plena y positiva.